Volver a pasar por el corazón…

Se acerca el final de este año 2017. Si bien nuestros ánimos y fuerzas, se enfocan en el tiempo que viene, es casi imposible echar la vista atrás para hacer balance.

Cuando dirigimos esa mirada hacia ese pasado reciente, siempre, de manera casi automática, afloran momentos en los que las sensaciones, los sentimientos, las emociones han estado a “flor de piel”. En este ejercicio de memoria, no solo es nuestra cabeza la que hace ese trabajo de recopilación de los momentos vividos, también nuestro corazón, juega un papel importante.

¿Qué significa “recordar”? Si nos vamos al significado etimológico de la palabra,  “re” significa “otra vez” y “corda” que viene de “cordio”, “cardio”, significa “corazón” . Obtenemos que recordar significa ” VOLVER A PASAR POR EL CORAZÓN”.

Es así, cuando recordamos, no hacemos otra cosa que volver a pasar por el corazón aquello que hemos vivido, conectando con la emoción que hayamos experimentado en cada momento.

Y me pregunto, ¿será cierto aquello que leía hace poco, que me llamó la atención, sobre la supuesta “memoria del corazón”? ¿Puede el corazón tener memoria y de ahí que en ese ejercicio de memoria, el corazón juegue un papel importante, y así recordemos con más facilidad los momentos  alojados en nuestro corazón, por la carga emocional tan potente que tuvieron?

Según un cirujano cardíaco,  Josep M. Caralps , autor del primer trasplante de corazón en España en el año 1984, manifiesta que “es muy probable que el corazón genere sus propios sentimientos y emociones, cuyo transmisor sea el cerebro”. Su tesis se basa en que las células que tienen las células están a favor de guardar en su memoria o difundir esta sabiduría del corazón se ha encontrado en él. ¿Quién sabe si tienen una función más allá de las células simples nerviosas que contraigan la contracción del corazón y su sincronización? ¿Y si hubiera muchas cosas que el corazón sabe y el hombre aún desconoce?”

Es cierto que encontramos detractores a esta tesis. Dado que, por el momento, no hay certezas científicas que la acrediten. No obstante, tenga o no tenga memoria el corazón, me parece que la palabra “recordar” es bellísima , por lo que se me antoja, dar un paseo por mi corazón, y dejar constancia con mis palabras, de lo vivido en CYR este año que acaba. Y así afrontar el año 2018 con la motivación e ilusión que se merece.

Te vienes?

Iniciamos el año, con un cambio de sede. Nos trasladamos al Parque Tecnológico de La Isla de la Cartuja. Con ilusión afrontamos el cambio, y también con nostalgia por los momentos vividos.

Si bien habíamos valorado la esta posibilidad en determinadas ocasiones, nunca encontramos el momento de hacerlo. Quizás por ese apego que surgen por esos lugares donde nos sentimos como en casa. Porque, se convirtió en nuestra casa, en nuestro  segundo hogar. Ese lugar que, a lo largo de estos 16 años, ha sido testigo mudo de nuestros inicios, de nuestra consolidación en el sector de la Consultoría…

Cuando, ni siquiera habíamos pisado tierra, aires nuevos soplaban en el equipo humano: bajas, bajas maternales, sustituciones, incorporaciones.

Tiempos de replanteamientos, de hablar con nosotros mismos, de preguntarnos, de buscar soluciones, alternativas, de volver a controlar aquéllas tareas delegadas en personas de confianza, de volver a hacer equipo, de buscar nuevas lineas de negocios, de buscar colaboradoreshemos cambiado, hasta de logotipo…

Y como no podía ser de otra manera, como viene siendo costumbre, por estas fechas, no podía desaprovechar esta oportunidad para hacer mención a cada una de estas personas que, en este año, que termina, nos han acompañado y que nos seguirán acompañando hasta que nuestros caminos coincidan.

Elisabeth Villa, antes de nada, enhorabuena por tu peque, por esa decisión tan valiente de traer al mundo a una nueva criatura. Y gracias por esa fuerza, que contienes en ese cuerpo pequeño, que te mantuvieron dando lo mejor de ti hasta antes de tu baja médica. En breve vuelves, esperamos que te encuentres y nos encuentres, para que nos inundes de esa calma y sosiego innata.

Alícia Mendoza, te colaste. Jajaja. Pero bueno, éstas cosas no se prevén. Enhorabuena por tu peque. Y por esa valentía. Al igual que Eli, te agradecemos tu responsabilidad hasta el final, cuando ya las fuerzas iban flaqueando. Disfruta del nacimiento y de tu momento, de vuestro momento. Te esperamos…

Beatriz Prieto, sigue creciendo. Eres la polivalencia en persona. Estás en todo, para todo y para tod@s. Agradecerte tu entrega, tu implicación, y tu pasión con la que afrontas los quehaceres.

José Ángel, ése estudiante que empezó a hacer sus prácticas de jurídico y que poco a poco se ha ido haciendo un hueco en el equipo. Y porqué? porque esa  humildad con la que trabajas, esas ganas de aprender te hacen grande, abogado. Gracias por tu implicación y por tu sentido de la responsabilidad.

Eva Vidal, llegaste en un momento turbulento y supiste amainar las turbulencias. Gracias por tu valentía, por tu constancia y por tus ansias de mejora. El tiempo corre a tu favor. Aprovéchalo para tu crecimiento profesional.

Rosario Mulero, eres el contrapunto que necesitábamos. Ése punto de “osadía” que requieren, a veces, la resolución de las cuestiones laborales. Gracias por tus ganas de pertenecer a esta empresa,  por seguir creciendo y por tu afán de mejora.

Javier Lorenzo, perfeccionista en grado superlativo. Gracias por tu aportación de tus conocimientos informáticos, para la mejora de nuestros procesos internos, por tu integración en el equipo. Pero sobretodo, gracias por esa visión de futuro que posees de nuestro sector.

Marta Román, agradecerte tu implicación y tu inconformidad. Pero sobretodo por ese grado de responsabilidad tan alto que posees por el trabajo. Eres futuro. Llegarás lejos. Conseguirás aquello que te propongas.

Miriam Prieto, a ti qué decirte! El camino se bifurcó. Hay historias que no pueden ser para siempre. (Jajaja) Deseamos que te vaya muy bien, tanto en tu vida personal, como en la profesional. En el tiempo que estuviste con nosotros, demostraste tu responsabilidad, tu capacidad de sacrificio, tu profesionalidad…Así que, no nos queda mas que agradecerte el tiempo vivido en CYR. Suerte…!

Javier Cervilla, pensabas que me olvidaba de ti? Cómo hacerlo, eres pieza clave. Gracias, por “meterte en todos los charcos”. Por impregnarnos de esa locura bella para seguir en movimiento, para seguir avanzando. Pero, sobretodo, por no desfallecer, aunque te sobren los motivos, y renacer una y otra vez, cuál Ave Fénix.

Gracias a todos los chicos y chicas que han realizado sus prácticas curriculares y extra curriculares en nuestra empresa. Deseamos que nuestras enseñanzas os hayan sido útiles.

Gracias a todos nuestros clientes, que siguen confiando en nuestra profesionalidad, en nuestra honestidad. Os seguiremos acompañando resolviendo los avatares que os vayan surgiendo.

Gracias a esas “empresas amigas”, con las que tenemos proyectos pendientes por iniciar, esperamos materializarlos a corto plazo…

Como habéis podido deducir, el 2017 ha estado cargado de todo tipo de emociones, hemos llorado, hemos reído, nos hemos enfadado, nos hemos sorprendido… Porque de eso se trata, de vivir nuestra profesión con pasión, con ilusión, con sacrificio…dando en cada momento, lo mejor de nosotros mismos. Y de vivirla teniendo en cuenta los valores que nos acompañan como personas, como individuos, como organizaciones.

Añado, con gran pudor las palabras que recibo de mi compañero de viaje, Javier. Y como en esta vida me enseñaron, desde la cuna, que hay que ser agradecidos, se las agradezco de corazón. Y las sucribo, porque cuando saca la vena espiritual me gana…

 “Y como toda buena narración, no puede terminar SIN una conclusión y sin que se hable de esa pieza clave del equipo, que parece que no esta, pero es la esencia de todo, la materia que une el sistema.

Es bonito ser “loco”cuando cuentas con respaldo. Permitidme un símil futbolístico, en el Madrid se habla de Cristiano Ronaldo, en el Barca de Messi, pero que sería de ambos si no tuvieran a su lado a Busquet y Rakitic, o a Kroos y Modríc…Patricia eres nuestra columna, el éxito no es el reconocimiento del público, el éxito es la satisfacción del trabajo bien hecho y el reconocimiento y admiración de aquellos a  los que dejas que te conozcamos.

Dejadme que me ponga espiritual, pero un equipo no lo es, hasta que su resultado no es superior a la suma de todos sus componentes. Patricia hace crecer exponencialmente esa diferencia. Gracias por ser el equilibrio, la unión, lo invisible.

A todos vosotros, suscribo las palabras de Patricia, pienso en 2017 y como en un gran viaje, me invade la nostalgia de la gente que conocí y quién sabe si volveré a ver, tras unos segundos de saborearla, es sustituida por  la alegría de la sabia nueva, de esas personas en las  que, en tan poco tiempo, tienes la sensación de llevar años con ellas y pensar, con ellos quizás, sí nuestro camino sea largo, y de repente, me explota la ansiedad por iniciar nuevos retos, porque comience el partido, porque la vida no tiene sentido si no la desafías.

Espero que este paseo por el corazón os haya gustado. Recordad que cuando ponemos corazón a todo lo que hacemos, el éxito está asegurado. Que tod@s de la mano sumamos. Como diría aquél, Que comience el partido…

Feliz y próspero año 2018 a tod@s.

Por Patricia Ruiz con la colaboración especial de Javier Cervilla 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *