La tormenta perfecta

Como un dicho popular de mi tierra, “éramos poco y parió Montoro”.

En una situación de extremada incertidumbre sobre nuestro futuro económico-financiero (Brexit- Trump; Ruptura UE; Terrorismo….) donde los niveles de morosidad vuelven a dispararse ( leed detenidamente artículo “Tango de la Morosidad“: http://economia.elpais.com/economia/2016/12/19/actualidad/1482176053_386176.html), la banca herida por el fallo sobre la cláusula suelo (“El fallo sobre las cláusulas suelo encarecerá el crédito”: http://cincodias.com/cincodias/2017/01/02/mercados/1483383879_729927.html) restringe aún más el crédito...

Si esto no fuera poco, llega Don Cristóbal Montoro  y nos sorprende con el Real Decreto Ley 3/2016 de 2 diciembre y dice: No podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las siguientes deudas tributarias:

  1. a) Aquellas cuya exacción se realice por medio de efectos timbrados.
  2. b) Las correspondientes a obligaciones tributarias que deban cumplir el retenedor o el obligado a realizar ingresos a cuenta.
  3. c) En caso de concurso del obligado tributario, las que, de acuerdo con la legislación concursal, tengan la consideración de créditos contra la masa.
  4. d) Las resultantes de la ejecución de decisiones de recuperación de ayudas de Estado reguladas en el título VII de esta Ley.
  5. e) Las resultantes de la ejecución de resoluciones firmes total o parcialmente desestimatorias dictadas en un recurso o reclamación económico-administrativa o en un recurso contencioso-administrativo que previamente hayan sido objeto de suspensión durante la tramitación de dichos recursos o reclamaciones.
  6. f) Las derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.
  7. g) Las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.

Las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento a que se refieren los distintos párrafos de este apartado serán objeto de inadmisión.

Les confieso que llevo un mes sin dormir, interpretando el párrafo f), que querrá decir don Cristóbal. ¿No podemos aplazar un IVA que con suerte cobraremos dentro de un trimestre?

El hecho es que, conociendo un poco la situación extremadamente delicada de la pyme, el gobierno vuelve a plegarse a la banca por la osadía de un poder judicial que le planta cara, y nos toca pagar los platos rotos otra vez a los mismos, esta vez los pagaremos en modo de interés sobre préstamos para el pago de IVA. Ya había aclarado Don Cristóbal que el objeto social de Hacienda no era prestar dinero. Olvida lo que establece el artículo 31 de nuestra Carta Magna, “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.” Pagar sobre algo que no hemos cobrado es confiscatorio, ¿existe capacidad económica real?… Y digo yo, ¿no sería justo pagar cuando esa capacidad económica sea efectiva?

¿Cuál fue la razón por la que hace tan poco tiempo aumentó la cantidad que podíamos aplazar sin aval paso a 30.000 €?.

¿Ha mejorado la economía? 

¿Ha mejorado el empleo?

O ¿sólo se han asegurado otros cuatro años de legislar con premeditación, nocturnidad y alevosía?

Seguiré sin dormir.

Por Javier Cervilla Real 

 

Read More

Claves para identificar un Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente

A muchos empresarios y profesionales le surge la duda sobre cuando es considerado un Autónomo como Económicamente Dependiente, con este post vamos a intentar resolver vuestras dudas al respecto.

titular_autonomo_independiente

Los requisitos principales para que un Trabajador Autónomo sea considerado como económicamente dependiente o TRADE, son:

  • Realizar una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual.
  • Ejecutar dicha actividad de manera personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente.
  • Al menos el 75% de sus ingresos los recibe de un único cliente.

No obstante, además de los requisitos anteriormente reseñados deben concurrir simultáneamente la totalidad de los siguientes requisitos adicionales, ya que la ausencia de uno solo de ellos impide alcanzar la condición de Autónomo Económicamente Dependiente (TRADE).

  • No tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena ni contratar ni subcontratar la actividad de terceros.
  • No ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores que presten sus servicios bajo cualquier modalidad de contratación laboral por cuenta del cliente.
  • Disponer de la infraestructura productiva, material propios, necesarios para el ejercicio de la actividad e independientes a los de su cliente.
  • Desarrollar la actividad con criterios organizativos propios.
  • Percibir una contraprestación económica en función del resultado de su actividad, de acuerdo con lo pactado y asumiendo riesgo y ventura de aquella.
  • Debe mediar entre ambas partes un contrato, y dicho contrato debe ser registrado en el SEPE.

Una vez expuestas las características que tiene que cumplir un Autónomo Económicamente Dependiente, nos gustaría reiterar la obligatoriedad de que se den todas y cada una de ellas, para evitar la figura de un “Falso Autónomo”. Siendo las consecuencias de dicha estimación las que siguen:

• Consideración de fraudulento el contrato mercantil suscrito entre las partes.
• Consideración del Autónomo como un trabajador indefinido en la empresa, teniendo que :

  1. Cotizar a la Seguridad Social los 4 años anteriores, con el correspondiente 20% de recargo (Ojo: Tanto cuota patronal como obrera).
  2. Ingresar las diferencias salariales que correspondan.
  3. Pago de una indemnización por Despido Improcedente (33 días por año trabajado) a la finalización del contrato mercantil.

Espero que dicha información os haya sido de ayuda, en breve os iré dando respuesta a más dudas que os surgirán en el día a día de vuestra empresa.

Nos leemos pronto 🙂

Read More

Claves para analizar el Balance de situación de tu empresa

Si tienes una empresa y no sabes cómo interpretar el balance de situación, a continuación te damos algunas pautas para poder hacerlo.

El balance de situación es un documento contable que nos permite conocer la situación financiera y económica de una empresa en un momento determinado del tiempo. Se trata de un instrumento que nos serive para interpretar qué está sucediendo en la empresa a partir de la información contable de la que se dispone.

El Balance es uno de los documentos que conforman las cuentas anuales, y como tal (junto a la cuenta de Pérdidas y Ganancias, la Memoria, el Estado de Cambios del Patrimonio Neto y el Estado de Flujos de Efectivo) y está compuesto por dos masas patrimoniales a las que se le denomina Activo y Pasivo.

¿Qué es el Activo?

El activo está compuesto por el conjunto de bienes y derechos de las que es titular la empresa. Dentro del activo, distinguiremos entre:

  • Activo no corriente: aquellos bienes y derechos adquiridos con la intención de que permanezcan en la empresa durante más de un año.
  • Activo corriente: aquellos bienes y derechos adquiridos con intención de que permanezcan menos de un año.

Podríamos decir que los activos comprenden el dinero que se encuentra físicamente en la empresa, en el banco, los elementos físicos con los que cuenta la empresa para desarrollar su actividad y que tienen una duración permanente (ejemplo: edificios, terrenos, maquinaria, vehículos, etc. o que tienen una duración temporal como por ejemplo: materias primas, mercaderías) y deudas que tienen nuestros clientes con la empresa.

El Patrimonio neto es la diferencia entre el Activo y el Pasivo de la empresa. Está formado por los Fondos Propios (dichos fondos proceden principalmente de dos fuentes: aportaciones de los socios y beneficios obtenidos por la empresa. Unos fondos propios negativos, significan que la empresa está en situación de quiebra), los ajustes por cambio de valor y las subvenciones, donaciones y legados recibidos.

¿Y el Pasivo qué es exactamente?

El pasivo está formado por el conjunto de recursos financieros obtenidos por la empresa para el desarrollo de su actividad, es decir, de donde han salido los recursos para financiar la compra del inmovilizado, existencias, etc. Los recursos financieros del Pasivo son clasificados en función de su exigibilidad, diferenciando entre aquellos recursos que son propiedad de los titulares del capital y por tanto nos son exigibles, y aquellos otros recursos que son exigibles, y deben devolverse en un determinado momento. En definitiva los pasivos comprenden las deudas que tiene la empresa con sus proveedores, deudas que tiene pendiente con los Bancos y otras entidades financieras.

La estructura del balance de situación está regulada en el Plan General Contable, por lo que es la misma para todas las empresas. No obstante, en base al principio contable de importancia relativa, las empresas podrán prescindir de algunas cuentas o explicarlas con menor detalle cuando sean de poca importancia en la empresa. Siendo la siguiente:

esquema_activo_pasivo
Balance de Situación

Lo realmente importante que se debe analizar en un Balance de Situación es:

Situación de liquidez o capacidad de pago, nivel de endeudamiento, independencia financiera, capitalización, gestión de los activos y equilibrio financiero.

Una vez explicado esto, señalar que el análisis del Balance de Situación nos permitirá conocer la situación financiera de la empresa, comparar su situación financiera actual con situaciones financieras de otros momentos, y analizar los fondos propios, que cuanto mayores sean, mayor será la solvencia de la empresa.

Read More