“Que los árboles te dejen ven el bosque”

La gestión empresarial es la disciplina que tiene como fin la mejora de la productividad, eficiencia y competitividad de las empresas y negocios.

En más ocasiones de las debidas, dejamos a nuestra intuición, al ” sentido común” la toma de decisiones. No digo, que no haya que tener un sexto sentido para los negocios, digo que no debemos dejarnos llevar siempre por él.

¿Pero puede nuestro sentido común, sin unos datos correctos, que se conviertan en información veraz e íntegra, tomar una decisión correcta? Entiendo que no.

Al igual que un “trader” necesita valorar la información de las múltiples variables que le envían los mercados, los empresarios debemos marcar nuestra estrategia, estudiar el valor – cliente, comparar gráficos, marcar stopss, etc…, cual artesanos. Deberemos elegir cuáles son nuestras herramientas, nuestras señales de alerta, los marcadores de tendencia, .… no todos los existentes, pero sí los que con la práctica veamos que mejor nos funcionan.

¿ Nos garantizará el éxito  realizar todos estos análisis? No.

¿ Nos garantizará el fracaso no hacerlo? Seguro que sí.

Y esto no es así solo para empresas consolidadas, los emprendedores deben tener herramientas de gestión desde el inicio de la actividad. Nos llegan muchos emprendedores que basaron todo su esfuerzo en la idea, el plan de negocio, el de marketing, la búsqueda de financiación,etc… Y que después, en menos de tres años han tenido que cerrar sus empresas con todos esos deberes cumplidos, por carecer de un correcto control de su gestión.

Un dato para la reflexión: “solo 1/3 de las empresas dice tener un correcto control de la gestión de su empresa”.

Ya en la era de la información, donde tanto se habla de CRM, Cuadro de Mandos, Estrategia, Big Data, Conectividad…, hay una gran parte del tejido empresarial que carece de una contabilidad correcta.

No empecemos la casa por el tejado, quizás sólo necesitemos, lo que necesitaba Fray Luca Paccioli hace algunos siglos, o quizás necesitemos que el mismo avance que ha tenido el comercio, el transporte o las finanzas, lo tenga la partida doble.

 “Quizás el futuro sea retroceder y empezar a despejar los árboles para que podamos ver la belleza e inmensidad del bosque”…

Por Javier Cervilla

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.