Gastos deducibles donde debemos prestar especial atención

Hace unos días os hablaba sobre Los gastos que se puede deducir un autónomo de manera pormenorizada, pero no estaban todos. Existen otros gastos deducibles a los que debemos prestar especial atención.

  • Oficina o local utilizado para la actividad: el trabajador autónomo puede desgravarse todos los gastos relacionados con el local donde desarrolla su actividad: alquiler, reformas, mantenimiento, suministros, teléfono, Internet y los gastos asociados a la hipoteca o el seguro. Si se adquiere un local para ejercer la actividad, se puede amortizar la inversión realizada.
  • Gastos deducibles para autónomos
    Gastos deducibles para autónomos

    Local u oficina en una vivienda: como en el caso anterior, se debe notificar a Hacienda, indicando el porcentaje del domicilio dedicado a la actividad. Lo normal es que sea una habitación o dos, por lo que afectará entre un 15% y un 50% del inmueble, como máximo. Los gastos asociados a la vivienda pueden deducirse en ese mismo porcentaje.  Cuando se trata de un piso en régimen de arrendamiento, el autónomo debe saber que el alquiler de locales para negocios está gravado con el IVA. Para poder desgravarlo, el propietario puede hacer un contrato con IVA por el total de la vivienda o, al menos, uno separado por el arrendamiento del porcentaje utilizado para negocio.

  • Vehículo particular y sus gastos asociados (mantenimiento, combustible, seguro, etc.): a efectos del IRPF, solo se admiten de forma íntegra como gastos los de los autónomos dedicados a actividades de transporte de viajeros, mercancías, enseñanza de conductores o actividades comerciales, lo que incluye a taxistas, transportistas, repartidores, mensajeros, autoescuelas, agentes comerciales y representantes. Los demás autónomos pueden deducirse estos gastos solo a través del IVA y hasta un 50%.
  • Viajes y representación: el autónomo puede desgravarse los gastos de desplazamiento en transporte público (avión, tren o taxi) y los de estancia en hoteles y gastos de manutención. Siempre debe acreditarse el carácter profesional del mismo.
  • Vestuario: únicamente se admite el gasto en vestuario profesional, como uniformes u otras prendas con el anagrama del negocio.
  • En ningún caso serán deducibles las sanciones, recargo de apremio, por presentación fuera de plazo o multas.

Espero que se te hayan disipado algo las dudas que te pudieran surgir respecto a los gastos que se puede deducir un autónomo. En el siguiente post me adentraré en las provisiones fiscalmente deducibles.

Nos leemos pronto 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *