¿Qué gastos se puede deducir un autónomo?

¿Eres autonómo y tienes dudas sobre los gastos que te puedes deducir? Sigue leyendo el siguiente post y ya no tendrás más dudas!

En esta ocasión, me voy a adentrar en detallaros aquéllos gastos que va a poder deducirse un autónomo.

Para que los gastos sean fiscalmente deducibles han de cumplir los siguientes requisitos:

  • Deben estar vinculados a la actividad económica.
  • Han de estar debidamente justificados (con sus correspondientes facturas, recibos, tiques, etc.) como necesarios para la realización de su actividad económica.
    Tienen que estar registrados en la contabilidad o en los libros.

Si estos requisitos se cumplen, como autónomo puedes deducir los siguientes gastos:

Gastos que puede deducir un autónomo
Gastos que puede deducir un autónomo

A continuación te explico qué es exactamente cada uno de los gastos que aparecen representados en la infografía:

  • Consumos de explotación: adquisiciones de bienes corrientes que utiliza el autónomo para el ejercicio de su actividad profesional (las compras de mercaderías, materias primas, combustibles, envases, embalajes, material y mobiliario de oficina, etc.)
  • Sueldos y salarios: pagos que se realizan a los trabajadores en concepto de sueldos, pagas extraordinarias, dietas y asignaciones para gastos de viajes y las retribuciones en especie.
  • Seguridad social a cargo de la empresa: se incluyen aquí las cotizaciones del titular al Régimen de Autónomos, además de las cotizaciones de los trabajadores.
  • Otros gastos de personal: referidos a los gastos derivados de la formación del personal, las indemnizaciones los seguros de accidentes y las contribuciones a planes de pensiones del personal.
  • Arrendamientos y cánones: alquileres relacionados con la actividad.
  • Reparaciones y conservación: gastos de mantenimiento, repuestos o la adaptación de bienes materiales. No se incluyen aquí los desembolsos que supongan una ampliación o mejora, ya que se consideran inversiones amortizables en varios años.
  • Servicios de profesionales independientes: tales como los honorarios de notarios, abogados, economistas, auditores y las comisiones de agentes comerciales o de mediadores independientes que estén relacionados con la actividad económica del autónomo.
  • Otros servicios exteriores: pueden ser servicios de transportes, primas de seguros, servicios bancarios, publicidad, propaganda y relaciones públicas, gastos de oficina y los suministros (agua, gas, electricidad y teléfono) de los locales donde se desempeña la actividad.
  • Tributos fiscalmente deducibles: Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y otros tributos estatales o municipales correspondientes a la actividad económica desarrollada.
  • Gastos financieros: intereses de préstamos y créditos, gastos de descuento de efectos, recargos por aplazamiento de pago de deudas o los intereses de demora correspondientes a aplazamientos y fraccionamientos de deudas tributarias.
  • Amortizaciones: importe del deterioro o depreciación del inmovilizado material o inmaterial relacionado con la actividad económica.
  • Pérdidas por deterioro del valor de los elementos patrimoniales: se alude al deterioro de los créditos derivados por insolvencias de deudores y el inmovilizado intangible, con un máximo del 20% de los fondos de comercio que hayan sido adquiridos.
  • Otros gastos deducibles: la adquisición de libros, la suscripción a revistas profesionales, los gastos de asistencia a eventos relacionados con la actividad (cursos, congresos o conferencias) y las cuotas a colegios profesionales, asociaciones empresariales, corporaciones y cámaras. Asimismo, se pueden desgravar las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el autónomo para él, su cónyuge o los hijos menores de 25 años que convivan en el domicilio familiar, con un máximo de 500 euros por persona y año.
  • Otras provisiones deducibles:
    • Las provisiones para riesgos y gastos acaecidos fuera de las actividades ordinarias y que no se espera que vuelvan a producirse de forma habitual.
    • Las provisiones fiscalmente deducibles. Dedicaremos otro post a las mismas.
    • Los incentivos fiscales al mecenazgo. La colaboración con determinadas entidades sin ánimo de lucro puede ser desgravable y está regulada en los artículos 25 al 27 de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de Régimen Fiscal de las Entidades sin fines lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo.

Hasta aquí los más comunes, en el siguiente post os hablaré de otros Gastos deducibles donde debemos prestar especial atención. Os espero pronto! 😉

One thought on “¿Qué gastos se puede deducir un autónomo?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *