Control de gestión. Más allá de la contabilidad.

La contabilidad ha sido tradicionalmente el instrumento de control utilizado para valorar el estado de las empresas. Legalmente, en España, dependiendo de su forma jurídica, los empresarios tienen como obligación la llevanza de libros contables, en el caso más abundante de las sociedades mercantiles, llevanza de contabilidad ajustada al Código de Comercio.

Esta contabilidad tiene como destinatarios principales a los socios y/o gerencia, a la Administración que ejerce su labor fiscalizadora a través de las cuentas y a terceros como acreedores y entidades financieras.

En las empresas más pequeñas, se sigue considerando un mero requisito legal-formal con el que cumplir, y al que no se le otorga gran importancia ni valor. Esto es debido, en muchos casos, al desconocimiento del lenguaje contable por parte de la gerencia; llegando incluso a gestionar el negocio solamente con el control del saldo de tesorería disponible, que ejerce la función de un termómetro de la gestión empresarial. No obstante, si bien la llevanza de una contabilidad ordenada es requisito necesario para una buena gestión empresarial también podemos afirmar que es a su vez insuficiente.

Podría enumerar todo aquello que refleja la contabilidad y todo aquello que no; no siendo objeto de este artículo tal enumeración, resumo brevemente sus limitaciones:

  1. La contabilidad ofrece datos del pasado de la empresa.¿Qué ocurriría si condujésemos nuestro coche mirando solamente al espejo retrovisor? La respuesta es evidente, nos estrellaríamos con el primer obstáculo o nos saldríamos de la carretera en la primera curva. Pues bien, en las empresas ocurre algo similar.
  2. Solamente nos ofrece datos económicos y estáticos. Nos muestra el resultado y la situación patrimonial en un momento puntual. Esta información no nos dice como está evolucionando nuestro mercado, nuestra competencia, ni siquiera nos dice si nuestro resultado es bueno o malo.

Si tuviésemos ante nosotros una cuenta de resultados de una empresa que obtiene un beneficio de 60.000 euros ¿podemos afirmar que es un buen resultado? En principio, podemos afirmar que es un resultado positivo y obviamente mejor que tener pérdidas. Sin embargo, si queremos saber si es un buen resultado, deberíamos saber cuál era el resultado previsto para ese periodo, así como saber cuál es el resultado de las empresas de la competencia. Si las empresas de la competencia obtienen de media un resultado superior o lo consiguen con menores recursos, tal vez nuestro aparentemente buen resultado no lo sea tanto, al menos si lo que deseamos como buenos gestores de empresa es maximizar el beneficio.

Como vemos, la contabilidad por sí sola, no aporta suficiente información a la hora de conocer la marcha y el futuro del negocio.

Ante estas premisas, surge la pregunta ¿Qué instrumento podemos utilizar entonces para gestionar adecuadamente nuestra empresa?

El instrumento es el Control de Gestión o controlling. El Control de Gestión consiste en esencia en, analizar el pasado, gestionar el presente y predecir el futuro, facilitando la toma de decisiones de la dirección en base a datos objetivos, con el fin de lograr los objetivos estratégicos y operativos de la empresa.

El control de Gestión no está sujeto a ningún tipo de normativa, por lo cual, no existen unas reglas definidas en cuanto a lo que debe incluir o excluir, ha ido evolucionando en función de las necesidades de información de las empresas y en función de los recursos que éstas dedican al mismo. Inicialmente el Control de Gestión estaba reservado a las grandes corporaciones, que dado su volumen de operaciones necesitaban herramientas de control, y a su vez disponían de suficientes recursos para mantener un departamento destinado a ejercerlo. En este punto el control de gestión fundamentalmente se dedicaba a la realización de presupuestos y contabilidad analítica, preocupándose fundamentalmente de que los costes no se desviasen de lo presupuestado.

Actualmente, el control de gestión, ya no está reservado a las grandes empresas. Los avances tecnológicos y los sistemas de información, hacen que la materia prima (datos) sea mucho más fácilmente accesible y que se necesiten menos recursos para su procesamiento, posibilitando el acceso a estas herramientas a empresas que antes sería inviable desde un punto de vista coste-beneficio, además actualmente, el objetivo principal es alinear la operativa diaria con la estrategia de la empresa.

Las empresas que quieren sobrevivir en un mercado competitivo, necesitan gestionar adecuadamente su negocio. Para ello necesitarán implementar un sistema de Control de Gestión.

¿Qué puede aportar un sistema de Control de Gestión a la empresa?

El sistema de Control de Gestión permitirá:

  • Fijar la misión, visión y objetivos generales de la empresa, saber quiénes somos y a donde vamos

  • Analizar mediante un análisis interno y análisis externo la posición de la empresa en el mercado (donde estamos), tener una visión global de lo que ocurre en la empresa, analizar lo que ha sucedido explicando las causas que han llevado a la empresa a estar donde está.
  • Definir el modelo de negocio y estrategia, saber cómo vamos a legar a los objetivos marcados, proyectar el futuro anticipando los riesgos posibles; ya no estamos hablando simplemente de realizar presupuestos y controlar costes; hablamos de conocer el modelo de negocio con el que queremos presentarnos al mercado, analizar la cadena de valor del negocio, identificar los eslabones críticos, planificar y alinear la estrategia con la operativa.
  • Controlar el desempeño mediante indicadores clave que estarán alineados con los objetivos estratégicos de la empresa, y que permitirá a la dirección mediante informes de gestión analizar la correcta marcha del negocio, así como anticipar posibles imprevistos y plantear rectificaciones de los planes presupuestados.

 

Séneca dijo ” Ningún viento será bueno para quien no sabe a qué puerto se encamina “, si buscamos llevar nuestro barco a buen puerto, si buscamos saber más de nuestra empresa, si queremos ser más eficientes, controlar los riesgos y que todo esto nos ayude a obtener mejores resultados, demos un paso más allá de la contabilidad, Control de Gestión .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *