¿Registras la jornada de tus trabajadores?

registras-horas-de-trabajo-by-miriam-prieto-def

 

Hola a todos,

Después del merecido descanso vacacional, vuelvo con nuevos consejos y pequeñas observaciones sobre el día a día empresarial. En este post me gustaría hablaros sobre una obligación que la mayoría de los empresarios desconocen.

En la actualidad, son pocas las empresas que son conocedoras de la obligación que tienen, todas y cada una de ellas, de llevar un cómputo de las horas realizadas por sus trabajadores.

En este año 2016, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, como consecuencia de varios pronunciamientos de la Audiencia Nacional sobre la obligatoriedad de la realización de un registro de la jornada laboral, ha iniciado una campaña solicitando a las empresas registros de jornada de los trabajadores, es decir, un cuadrante donde se reflejen tanto las horas realizadas como los horarios realizados por cada trabajador.

La gran novedad de dicha campaña es que no solo se solicitan los registros de horas del personal a tiempo parcial, sino también del personal a tiempo completo. Con todo ello, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, pretende evitar el fraude en la realización de horas extraordinarias y procurar la correcta retribución y cotización de todos los trabajadores.

El incumplimiento de aportación de dicha información a la Inspección puede conllevar una sanción económica que puede oscilar entre los 300 euros y 6.250 euros.

Si tienes una empresa y tienes contratado a personal en la misma, debes confeccionar un cuadrante mensual de horas firmado por empresa y trabajador, donde se recoja diariamente la hora de entrada y salida de cada trabajador, guardando dichos registros por si lo solicitara la Inspección.

Espero que os haya sido de ayuda,

Hasta la próxima publicación….

By Miriam Prieto

 

 

Read More

Es hora de sacudir la toalla de arena, guardar los momentos vividos…

aqui-donde-los-suenos-los-hacemos-realidad

y zarpar, rumbo a nuestro destino…

La vuelta a la rutina, por lo general, se hace costosa. Seguro que, viene motivada, por cómo nos tomamos esa vuelta a las costumbres cotidianas. Quizás nos exijamos demasiado. Quizás pretendamos que todo esté en orden en poco tiempo. Quizás queramos que todo salga a la perfección.

Esta vuelta a mi cotidianidad, es diferente. Aparte de la vuelta al trabajo, le he de sumar, el estreno de mi pequeña al cole, que aún no ha cumplido sus tres añitos y tiene que empezar a controlar: “hacer pipí y caca en el baño, a limpiarse, a subirse las braguitas, a tomarse sola el desayuno, a hacer nuevos amigos, a acostumbrarse a nuevos espacios, a entender que se hace un poco “más grande” y que por eso ha de ir al “cole de los niños mayores”. En definitiva, que tiene que desapegarse de lo conocido hasta hora para crecer.

Si a los mayores se nos hace un mundo el desapego a aquéllo que nos importa, me pregunto, cómo se sentirán nuestros pequeños de tan solo 3 añitos, si es que los tienen cuando se incorporan al colegio. Hemos de hacerlos fuertes emocionalmente para que, superen los cambios, se adapten a ellos.

Leemos y leemos. Pero, quién nos enseña a nosotros? A esos padres-madres primerizos, que acudimos a dejar a nuestros hijos, con un dolor en el estómago, con una sensación de angustia en el alma, cuando, en la puerta, les cuestan apartar su mano de la tuya, o lloran, o te dicen “tú conmigo a dibujar”… Y todo ello, a pesar de saber que los profesores harán su cometido de la mejor manera que puedan y sepan,  que esta nueva etapa será buena para ellos, que aprenderán, que se divertirán…

Los primeros días, puedes optar por el horario de adaptación. Para que de forma paulatina, se vayan adaptando. No obstante, esta opción es para pocos y pocas. No todos los padres-madres pueden acudir con sus hijos a esas horas de llegada y de recogida que proponen desde las escuelas. Los que trabajamos andamos todo el tiempo renunciando…

Es real lo que nos intentan vender del derecho a la conciliación de la vida personal familiar y laboral? En la práctica, la mayoría de los padres y madres se ven obligados a dejar a sus hijos, sin poderles dar el derecho a la adaptación paulatina, por temor a posibles reacciones con sus empresas, a represalias en el terreno laboral.

Como dicen desde @Tigriteando en su postLo ilógico de las 16 semanas de permiso maternal”: Un abrazo enorme a todas las madres que dejan el corazón en casa, las que lloran en el baño mientras se sacan leche, las que llaman a casa a escondidas para ver como va todo porque saben que el llanto de su bebé le va a pesar en el alma, las que tienen miedo de pedir una excedencia o  reducción por si las echan a la calle, las que deciden no hacerlo por miedo a las consecuencias y piensan cada día en si han cometido un error, las que deciden hacerlo y tienen miedo a las consecuencias de estar fuera del mercado laboral  y piensan cada día que han cometido un error. Y a todos los padres, que vuelven al trabajo cuando toca, sabiendo todo lo que se pierden, se han perdido y se van a perder. 

Deseo y espero que las cosas cambien algún día. Que empecemos a darnos cuenta que la unión hace la fuerza. Que todos pongamos nuestro grano de arena para hacer que de verdad, todos tengamos derecho a esa conciliación familiar sin que tengamos que renunciar a otras parcelas de nuestro desarrollo como profesionales, como padres y madres.

Pero sobretodo, que nunca olvidemos que los importantes en esta historia son ellos. Que los protagonistas son ellos, “esos locos bajitos” que nos hacen la vida más agradable. Cada uno con sus caracteres, con sus ritmos de aprendizaje, con sus fortalezas, con sus “cosillas por mejorar”, pero todos ellos con esa capacidad de vivir el momento, de sonreir a la vida…

Princesa, desde aquí te digo que estaré, estaremos contigo acompañándote, dejándonos la piel y el corazón para que hacer que seas una niña, una adolescente, una mujer feliz por ser como eres y que seas capaz de hacer que los demás alcancen la felicidad contigo. Porque, estás, estamos…

…aquí, donde los sueños los hacemos realidad”.  


Gracias por tanto, Javier Cervilla.

By Patricia Ruiz Galloso

Read More

Si vas a tirar la toalla, que sea en…

Si vas a tirar la toalla

Dudaba en el contenido de este post, que anuncia un descanso vacacional en nuestro blog. Al final, una frase leída en la noche del 21 de junio, ha sido la inspiradora. Curioseando el último libro de Andrés Aberasturi, “Cómo explicarte el mundo, Cris”, de repente, leo: “Conviene morir con todo dicho”.

La vida es un sueño que merece ser vivido. Y por ello, se hace vital, contar, decir, hablar, pedir al otro, a los otros. A nuestros compañeros de viaje. Decirles qué nos sucede. Contarles cómo nos estamos sintiendo. Hablarles de lo divino y de lo humano. Pedirles aquello que nos gusta recibir para sentirnos bien.

Y para qué? Pues, para salir de ese escondite en el que nos ocultamos, en esa caverna personal, de la que salimos, sólo, en algunas ocasiones. Sólo cuando, tenemos la suerte, de encontrar en nuestro trayecto de vida, a alguien con el que empatizamos, alguien que habla un mismo idioma (y no me refiero a nuestros “compatriotas”), que nos hace sentir como en casa, que nos deja ser nosotros en cualquier parte.

Estas personas, en muchas ocasiones, estaban en nuestras vidas, o aparecen de repente, o simplemente las atraemos. Porque, quién sabe, si andamos todos conectados por alguna energía extraña, que hace que, los “polos hermanos” se atraigan.

Si alzamos la vista, y pensamos en algunas de esas personas, podríamos coincidir en que:


                            Saben escuchar                                                           Te motivan 

                            No prejuzgan                                                              Te acarician el alma                                                               

                            Te hacen sacar tu mejor versión                          Te hablan desde el corazón    

                            Te acompañan                                                             Sonríen a la vida

                            Te respetan                                                                  Te miran a los ojos  

                            Son valientes                                                               Te exigen

                                     


                                                                                 SON VERDAD                                              


Si tenemos a personas así a nuestro lado, por qué no emularlas? Por qué no aprender de ellas? Por qué no empezar a ser “polos hermanos”. Sin que ello signifique que seamos iguales, idénticos, clones los unos de los otros. Sino eso, personas que desde el RESPETO tratemos a nuestros compañeros, compañeras de vida, COMO NOS GUSTARÍA QUE NOS TRATARAN A NOSOTROS.

Hemos de empezar por nosotros mismos. Ponernos en marcha. Ponernos en movimiento. Dar el primer paso. Tener ese soliloquio tan necesario con nosotros mismos, y salir a la vida. Porque la vida es bella. Aunque a veces, las piedras que nos encontremos, nos hagan perder de vista el camino. Todo es cuestión de actitud. Así que, a sonreír. Puesto que la sonrisa es el mejor regalo para personas inteligentes. Porque, si puedes soñarlo, puedes hacerlo…

Es momento de tirar la toalla, de situarnos frente al mar, de descansar, para venir con las pilas recargadas en septiembre. Así que, a disfrutar de vuestro tiempo, de vuestra vida. Sólo hay UNA…

… la arena y junto a ti!


Pd.: Dedicado a mi “Seño” Mercedes Mata (mi profesora de primero a cuarto E.G.B) que sin saber, que el día 21 de junio, era mi cumpleaños, me llamó, por esa energía que creo que sí existe y que viaja entre nosotros, para hacerme un hermoso regalo a modo de invitación a seguir escribiendo, a que no olvidara mi sueño de ser escritora. Eternamente agradecida…


 

Read More