El Trabajo No Tiene Fronteras

“La Organización de Naciones Unidas ha declarado a los Estados Unidos como el octavo mejor país del mundo para vivir y trabajar, debido a que posee la economía más grande e importante del planeta, le siguen Noruega, Australia, Suiza, Dinamarca, Holanda, Irlanda y Alemania, debido a sus excelentes indicadores de calidad de vida en general”. Quizás por eso, cada vez más a menudo nos planteamos la idea de expandir nuestros negocios al extranjero, o de preferir que nuestro primer trabajo no esté en nuestro país.

Son ideas que pasan por la cabeza de empresarios, estudiantes y trabajadores, pero que suelen quedarse en el aire cuando nos encontramos con todos los trámites que hay que realizar para llevar este propósito a cabo, no somos capaces de dar ese “pasito” hacia adelante, normalmente por no estar bien informados y no tener la ayuda adecuada para lanzarnos.

A priori vemos que se trata de un trámite burocrático que puede resultar complicado, ya que una misma persona puede acceder a varios tipos de visados, es por ello, por lo que según el perfil y necesidades, es muy recomendable entender las diferencias entre las visas existentes y no dejarnos llevar por el consejo de un compañero que pueda tener una visa distinta y por lo tanto, distintos derechos y obligaciones. A modo de ejemplo nos encontramos con un Profesor Universitario, que podría tener una visa O1, una H-1B o una J-1, de ahí el que recalquemos la importancia de saber las diferencias entre ellas y el que se tenga muy claro el perfil y trabajo de la persona.

Siguiendo con esto, decir que todas las visas de trabajo temporal que caen dentro de una de las siguientes familias (H, L, O, P, Q, R) requieren como condición indispensable que el empleador como mínimo, rellene y envíe unos formularios concretos y pague las tarifas correspondientes. Os detallo brevemente y a grandes rasgos a lo que se refieren las letras puestas anteriormente, H, es para ocupaciones especializadas que requieren conocimientos concreto, L, para empleados transferidos entre compañías, O, para extranjeros con habilidades en Ciencias, Artes, Educación, Negocios o Deporte, P, para Atletas, Artistas o Animadores, Q, para visitantes culturales de intercambio y R, para Trabajadores Religiosos. Estas son las más comunes y usadas, no obstante hay más tipos de visas, y lo que recogen cada una de ellas es mucho más amplio que lo comentado.

Si la producción de tu empresa se encuentra en el extranjero y necesitas trasladar allí mano de obra cualificada, te informaremos acerca de todos los pasos necesarios para la obtención de los visados de trabajo. Nuestro objetivo es hacer que una oportunidad de negocio no se convierta en un dolor de cabeza por todo el papeleo que haya que gestionar.

Te orientaremos en relación a los documentos generales y adicionales que se exigen para la obtención de los visados, tales como el pago de las tasas obligatorias, entrevistas en la embajada, documentación a entregar en dichas entrevistas, formularios a rellenar, etc…Contamos con profesionales cualificados en esta materia que llevarán a cabo todas las gestiones en función de tus necesidades de manera rápida y eficaz.

Por último, pero no por ello menos importante, me gustaría dirigirme a los que estáis a punto de emprender vuestra vida profesional, y es que si acabas de terminar tus estudios y estás pensando en irte al extranjero, ¡tranquilo! es normal que solo con pensarlo la idea te dé un poco de vértigo. El idioma, el aspecto económico, lo que dejas atrás…seguramente serán los mismos miedos que sintieron los que se fueron antes que tú, pero si pudieras preguntarles sin ninguna duda te dirían que fue una experiencia muy positiva.

Tanto si eres empresa como estudiante o trabajador individual, desde C&R queremos ayudarte a conseguir tus metas de manera rápida y profesional. Confía en nosotros. Cuéntanos tus necesidades y expectativas futuras y estaremos encantados de prestarte los servicios necesarios para lograr tus objetivos.

Juntos romperemos las fronteras que te impidan cumplir tus sueños.

Buena semana para todos y Felices Fiestas!

Read More

“Y así limpiaba que yo l@ ví…”

Limpieza, cocina, plancha, jardinería….ufff!!! y es que , ¿a quién no le gusta entrar en su casa y ver que está todo limpio y ordenado? Pero debido a nuestro día a día, hay veces que nos resulta imposible tener nuestros hogares como realmente nos gustaría y acudimos a terceras personas para que nos echen esa mano que haga que todo esté en su sitio y consigan que nos olvidemos de las obligaciones que nos esperan en casa después de salir del trabajo.

Pero por desgracia, no sólo nos olvidamos de que gracias a esas personas nuestra jornada laboral finaliza al salir de la oficina, sino que también olvidamos que todo está limpio porque hay alguien que ha estado allí TRABAJANDO.

A finales de 2016, en España había unos 630.000 ocupados como personal doméstico, entre mujeres (560.000) y hombres (70.000), según la EPA del cuarto trimestre. Sin embargo el número medio de afiliaciones en el sistema especial del hogar fue solo de unos 420.000 en el pasado mes de diciembre.

Tenemos que hacer que esos datos cambien, tenemos que empezar a ser conscientes de que es un trabajo tan digno como el nuestro, con sus derechos y obligaciones y, que como tal; hay que pagar las cotizaciones desde la primera hora contratada. Luchar para garantizar que se cotizará por desempleo para poder cobrar el paro, eliminar la frase de “toca trabajar el doble” para tener derecho a la jubilación, pensemos en aquéllas personas de cincuenta años o más que van a tener problemas para cobrar una pensión porque no han cotizado lo suficiente y ya no tienen tiempo de hacerlo.

En ocasiones, puede ser que tomemos la vía rápida y por desconocimiento no nos paremos a mirar los pasos a seguir para hacer las cosas correctamente. En el caso que estamos tratando en este post, los trámites para la contratación de un empleado del hogar pueden parecer a priori complicados, pero no lo son tanto. A grandes rasgos, bastaría con presentarse en una administración de la Tesorería General de la Seguridad Social con el contrato de trabajo y proporcionar los datos personales del empleador y empleado, el número de horas de trabajo por semana, así como salario que se paga y una cuenta bancaria donde se hará el cargo de las cotizaciones.

Concreto un poco más, si estás leyendo esto y eres el empleador, has de saber que debes proceder como si fueras un empresario que ha contratado a un trabajador para su empresa, tendrás que solicitar un Código de Cuenta de Cotización para llevar a cabo el alta del trabajador en la Seguridad Social y dar de alta al empleado cumplimentando un formulario donde se recogen los datos esenciales del contrato de trabajo. Si por el contrario eres el empleado, como dato interesante diremos que si trabajas menos de 60 horas mensuales por empleador, puedes ocuparte tú mismo de la afiliación, las altas, bajas, etc…

Sabemos, que el que hayamos tenido que decir adiós a la bonificación del 20% que se le otorgaba al empleador por la contratación de un emplead@ del hogar, (la prórroga de esta medida no estaba incluida en los nuevos Presupuestos Generales del Estado aprobados a finales de Junio de este año) hace que todo esto sea menos atractivo y que nos planteemos evitarnos pasar por todos los trámites. Que no olviden los empleadores con familia numerosa, que sigue vigente la bonificación del 45%.

No quiero terminar, sin mencionar algo importante: las sanciones por el incumplimiento de la obligación de dar de alta al empleado, una multa que puede oscilar entre los 700 y 6.000 euros, así como el que la Tesorería General de la Seguridad Social pueda dar de alta a la trabajadora o trabajador desde la fecha en la que se inició la relación laboral, obligando al empleador a abonar las cotizaciones que hubieran debido pagarse desde entonces, con los recargos previstos por la normativa.

Desde CyR estaremos encantados de aclararte todas las dudas que puedan surgirte sobre este tema, de proporcionarte toda la información que necesites, y por supuesto hacerte todo el proceso mucho más fácil, llevando a cabo la realización de los trámites necesarios.

Vamos entre todos, a contribuir en la mejora de los empleados del hogar y acercarlos progresivamente a los de los demás trabajadores por cuenta ajena.

Nos vemos en el próximo post!!! Os deseo una semana estupenda.

Read More