Cómo afrontar un cambio de planes inesperado

Llevas toda la vida queriendo ir a Italia, y de repente aterrizas en Holanda. Pues sí, Holanda también es bella…

Afrontar cambios
¿Cómo afrontar un cambio de planes inesperado?

Hace unas semanas caía en mis manos este texto de la Autora: Emily Pearl Kinsgley escritora del programa de TV “Barrio Sésamo“, que, a continuación reproduzco, y que me parece muy alentador por las reflexiones y conclusiones a la que nos puede hacer llegar. Dice así:

“Me piden a menudo que describa la experiencia de criar y educar a un niño con una deficiencia. Para ayudar a la gente que no ha tenido esta experiencia tan especial a comprenderlo y a imaginarse como es, es algo así… Cuando estás esperando un niño, es como planificar un maravilloso viaje de vacaciones a Italia. Te compras un montón de guías de viaje y haces planes maravillosos: el Coliseo, el David de Miguel Ángel, las góndolas de Venecia… Incluso aprendes algunas frases útiles en italiano. Todo es muy emocionante.

Después de meses esperando con ilusión, llega por fin el día. Haces tus maletas y sales de viaje. Algunas horas más tarde, el avión aterriza. La azafata viene y te dice “Bienvenido a Holanda” ¿Holanda? dices. ¿Qué quiere usted decir con Holanda? ¡Yo contraté un viaje a Italia! ¡Tendría que estar en Italia! ¡Toda mi vida he soñado con ir a Italia!

Pero ha habido un cambio en el plan de viaje. Han aterrizado en Holanda y tienes que quedarte allí. Lo más importante es que no te han llevado a un sitio horrible, asqueroso, llenos de malos olores, hambre y enfermedades.

Simplemente, es un sitio diferente.

Por lo tanto, tienes que salir y comprarte nuevas guías de viaje. Y debes aprender un idioma completamente nuevo. Y conocerás a gente totalmente nueva, que no hubieras conocido nunca. Es simplemente un lugar distinto. Es más tranquilo que Italia, menos excitante que Italia. Pero después de haber pasado un cierto tiempo allí y de recobrar tu aliento, miras a tu alrededor y empiezas a darte cuenta de que Holanda tiene molinos de viento, Holanda tiene tulipanes. Holanda tiene incluso Rembrandts.

Al mismo tiempo, toda la gente que conoces a tu alrededor está muy ocupada yendo y viniendo de Italia, y están todos presumiendo de lo bien que se lo han pasado allí. Y durante el resto de tu vida, te dirás a ti mismo: Sí, allí es donde yo debería haber ido. Eso es lo que había planeado y el dolor nunca, nunca desaparecerá del todo, porque la pérdida de ese sueño es una pérdida muy significativa.

Pero si te pasas la vida lamentándote por el hecho de no haber podido visitar Italia, es posible que nunca te sientas lo suficientemente libre como para disfrutar de las cosas tan especiales y tan encantadoras que tiene Holanda”.

Esta historia, aparte de bella, nos deja un mensaje muy alentador:

Dejémonos de lamentaciones! Emprendamos el camino que deseemos seguir! Si caemos, levantémonos! Experimentemos la vida! Disfrutemos del ahora, de cada instante! 

Está claro que la mejor manera de afrontar los cambios es siendo proactivos, anticipándonos a ellos para poder abordarlos de la mejor manera posible. Ampliando el ángulo de visión o cambiando de enfoque. No obstante, hay veces que esta previsión se nos hace complicada. Y sobretodo, cuando el hecho de que acontezcan, no depende de nosotros mismos. Lo que sí está en nuestras manos, es la actitud con la que los afrontamos. Es decir, sí podemos hacer que los cambios no nos provoquen desasosiego, preocupación, sino más bien todo lo contrario, que los miremos como nuevas oportunidades de crecimiento, personal o profesional. 

Y me diréis cómo se consigue eso? ¿Cómo hacer que un imprevisto se convierta en una “maravillosa oportunidad” en mi vida? Como dice Guillermo Echevarría, “para ver grandes oportunidades hay que tener grandes sueños”. Hay que pensar en grande, aceptar que hay algo que no funciona bien, re diseñar el plan y cambiar el modelo de trabajo…Y sobretodo, plantearnos que quizás el cambio inesperado, es una ocasión para llegar aún más lejos en el objetivo inicial.

El caso de  Emily Pearl Kinsgleyes una ejemplo claro de ello. De qué le serviría a esta madre lamentarse del hecho ocurrido? Con esta actitud haría a su hija feliz? Conseguiría ella ser feliz? Estoy convencida que no. Tomó la actitud inversa. Convertir un imprevisto en una oportunidad: de crecer como persona, de dar amor, de dar felicidad. En definitiva, de disfrutar de la vida. De experimentarla. De dejarse la piel en conseguir una única meta: “ser la mejor madre del mundo”.

Cuántas veces, a lo largo del día, nos lamentamos por el escenario económico en el que nos ha tocado vivir. ¿Habíamos imaginado, cuando empezamos con el negocio, actividad económica, empresarial o profesional, que la situación de crisis mundial, nos iba a tocar tan de lleno, como hasta el punto de tirar la toalla?

De nada sirve preocuparnos. La mejor actitud ante algo imprevisto es “ocuparnos”. En empezar a cuestionarnos para empezar a ser conscientes de aquéllo que deseamos mejorar.

Por ejemplo, si una de tus “preocupaciones” es que “tengo un equipo poco motivado”…

Párate, reflexiona y actúa
Párate, reflexiona y actúa

Si otra de las “preocupaciones” es que “cada vez vendo menos”…

consejo_analiza
Párate, analiza y actúa

Éstas serían dos de las cuestiones más habituales que nos podemos encontrar de un sin fin de preguntas que nos surgen a todos en la gestión de nuestros negocios…Pero, ¿cuántas de ellas nos rondan diariamente la cabeza y no hacemos nada por dejar de tenerlas en nuestras mentes?

Si sabes identificar cuáles son las áreas de mejora de tu negocio, de tu empresa, de tu profesión, te animo a que definas un Plan de Acción. Puedes partir de una sencilla tabla que contenga los siguientes datos:

  1. Áreas de mejora
  2. Objetivos
  3. Fecha de inicio
  4. Fecha fin
  5.  Qué voy a hacer
  6. Cómo lo voy a hacer
  7. Iindicador de haberlo logrado

Estoy convencida que si dedicas un tiempo a reflexionar sobre ello y  empiezas a dar respuesta a cada una de “esas preocupaciones”, habrás dado un paso muy importante. AHORA SÍ, TE ESTÁS “OCUPANDO PARA DARLES SOLUCIÓN…” 

Suerte!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *