ADIOS A LAS SOCIEDADES CIVILES

logo_definitivo_M

En la modificación introducida mediante la nueva ley del Impuesto sobre sociedades Ley 27/2014 del 27 de Noviembre, en el artículo 7, se especifica que son sujetos pasivos de este impuesto las personas jurídicas excluidas las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil.

La reforma fiscal ha traído consigo una modificación muy destacable para las sociedades civiles: su régimen de tributación.

Hasta ahora este tipo de sociedades tributa por el régimen de atribución de rentas, es decir, los rendimientos se dividen entre los socios en función del porcentaje de participación en la entidad y tributan por el régimen aplicable a los socios.

Esta modificación entrará en vigor el 01 de Enero de 2016, fecha en la cual las sociedades civiles que tengan objeto mercantil dejarán de tributar como entidades en atribución de rentas por el IRPF y pasarán a ser contribuyente del Impuesto sobre sociedades.

Entendemos que la cuestión está en determinar cuando una sociedad civil tiene objeto mercantil. Según el Código de Comercio “las actividades mercantiles son aquellas que se relacionen con el mercado,  esté concepto es tan amplio, que sería más fácil determinar las actividades que no se consideran mercantiles que serían las actividades agrarias, forestales, pesqueras, mineras y profesionales.

 

 En cuanto a las opciones que tienen las sociedades civiles ante este cambio:

1.- Se disuelve y pasa su titularidad a una persona física, es la opción más óptima cuando el socio trabajador es el partícipe más importante de la sociedad.

gallery-thumbnailsCA3SJO3S

2.- Se disuelve y se transforma en una S.L.: se ha fijado un plazo (6 primeros meses del año 2016) para proceder a la disolución y liquidación y se establece unas ventajas fiscales muy favorables cuando se realiza dicha liquidación dentro del plazo fijado.

3.- Que permanezcan como S.C. tributando por Impuesto sobre sociedades a partir del 01 de Enero de 2016, fecha a partir de la cual la S.C. deberá cumplir los requisitos exigidos por el Impuesto sobre sociedades, como la llevanza de los libros de contabilidad, presentación de las cuentas anuales, etc.

En conclusión decir que se tendría que estudiar cada caso y determinar cual sería la opción más favorable antes de tomar una decisión.

Esperamos que el post os haya servido de ayuda y estaremos pendientes por si hay alguna novedad sobre este tema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *